lunes, 24 de septiembre de 2012

Wolf Girl aka Blood Moon (2001) - Director: Thom Fitzgerald

Desde mediados del siglo XIX, los espectáculos ofrecidos en las ferias ambulantes de fenómenos (humanos o animales) han fluctuado entre la marginalidad y la legitimación, alcanzando en los años 60, gran parte gracias a las entonces más o menos apaciguadas polémicas que desatara La parada de los monstruos sobre los fundamentos de lo horrible en la cultura popular y lo ético o no de su éxito en los años 30, una normalización igualmente discutida pero ya más arraigada en Norteamérica.

Esta pequeña obra maestra, parida en Canadá para el mercado televisivo autóctono, se desentiende del turbio, escalofriante y cruel relato de Tod Browning para aprovechar la coyuntura del pobre efecto de los fenómenos de feria en el siglo XXI y contar, en clave de tragedia adolescente clásica, la particular historia de uno de estos fenómenos que están obligados a vagabundear en carromato por los bosques colindantes a los poblachos más chungos: la mujer lobo, que es simplemente una chica con hipertricosis, una chica a la que le fliparía salir del puto circo pero ya, hacer amigos, enamorarse y follar (no necesariamente en este orden), hacer “vida normal con gente normal”, a pesar de que su buena amiga la mujer gorda, que antes no era gorda, le diga que eso de “ser normal no es tan maravilloso”.

 Wolf Girl (2001) Blood MoonWolf Girl (2001) Blood Moon


Title: Wolf Girl
AKA: Blood Moon
Year: 2001
Original title: Wolf Girl
Runtime: 1 hour, 37 minutes
Country: Romania | Canada
Language: English
Subtitles: English (Hardsubbed for non English parts)
Genre: Drama | Fantasy | Horror | Thriller

Director: Thom Fitzgerald

Reparto
Shelby Fenner ... Krystal
Shawn Ashmore ... Beau
Tony Denman ... Cory
Nate Dushku ... Whiffer
Dov Tiefenbach ... Ryan Klein
Marcel Ungureanu ... Miniature Orchestra
Ion Paliu ... Miniature Orchestra
Eduard Paliu ... Miniature Orchestra
Gheorghe Iordache ... Miniature Orchestra
Ilie Georgica Paliu ... Miniature Orchestra
Tim Curry ... Harley Dune
Jordan Prentice ... Fingers Finnian
Petruta Panait ... Olga the Rubber Girl
Ana Maria Bazalan ... Nadja the Rubber Girl
Scott McClelland ... The Amazing Pin Cushion
Vasile Voinovici ... The Human Tadpole
Nelu Dinu ... Hans the Human Torso
Visinel ... Buster the Crab Man
Victoria Sanchez ... Tara the Wolf Girl
Grace Jones ... Christoph / Christine
Darlene Cates ... Athena the Fat Lady
Chris Moeller ... Market Analyst
Lesley Ann Warren ... Dr. Klein
Simona Dascalu ... Researcher
Coman Dumitru ... Pete the Feet
Laura Cret ... Waitress
Petruta Almosnino ... Bearded Lady
Radu Dan ... Apollo the Fat Man
Bogdan Taralunga ... Circus Acrobats
Tudor Mereuta ... Circus Acrobats
Gheorghita Dodu ... Circus Acrobats
Robert Tita ... Circus Acrobats
Tudorel Petrache ... Theodore The Mighty
Maria Bania ... The Geek
Heidi Chakos ... Groomer
Dorina Lazar ... Poodle Lady
Gabi Apostol ... The Puppet Masters
Cristina Mnatacanian ... The Puppet Masters
Cristina Bercuci ... Kick Line
Ioana Macarie ... Kick Line
Lelia Marcu ... Kick Line
Andreea Capitanescu ... Kick Line
Ioana Cristescu ... Tara's Mother
Constantin Barbulescu ... Romanian Man (as Costi Barbulescu)
Niels Brinks ... Boy Who Says "Cool Show"
Thomas Wesson ... Boy Who Says "Biggest Boobs"
Robert Michael Lewis ... Boy Who Says "Freaky"
Vanessa ... Show Girls / Boys
Gabriela ... Show Girls / Boys
Corina Rahela ... Snake Charmer
Dan Fintescu ... Farmer One
J. Miles Dale ... Farmer Two (as Miles Dale)

El caso es que la mujer lobo está cachonda, ¿vale? Además, le jode, como a cualquiera en su situación, que se burlen de ella e incluso la agredan por tener un problema de vello. Pero, ¿eh?, que no es el patito feo, tiene un par de huevos y un límite de encabronamiento, y si, encima, el chico feo retraído de pueblo se fija en ella e intenta ayudarla con su enfermedad porque, casualmente, su madre es una loca de los cosméticos que tiene un sótano donde experimenta con cobayas, no tarda en aceptar que su amiguito le inyecte un suero experimental para curarla, aun desconociendo todos los efectos secundarios del mismo, al parecer, más raros que la hostia en los humanos, científicamente nada probables, vamos. Pero ahí es donde el director, Thom Fitzgerald, especialista en singulares dramones sobre indiferentes hechos al margen de las majors y con cuatro duros (miraos El jardín colgante), le da a lo suyo, al rollo moral subyacente y la poesía visual, pero riquísima ésta.

Y no le falta nada, es evocadora y emotiva, una cosa tan de puta madre en su modestia y transparencia ética y de todo que incluso sabe manejar ingeniosamente (pocos) arquetipos del cine fantástico y de terror sin desdeñar cierta (y necesaria) ironía asociada a éstos (el chico malote con fatal y sangriento destino y al que le es expuesta su mayor vergüenza ante sus amigotes: es un ridículo y tronchante micropolla; la chica malota, con sus maneras de paleto cínico y conservador, se siente tan atraída por los fenómenos como el que más y es lesbiana, pero acaba casi tan mal como el micropolla, por gilipollas).




Fitzgerald se luce en los flashbacks ambientados en Rumanía que explican el origen de la mujer lobo (conseguidísimos a todos los niveles) y en los sueños donde vemos a ésta devorando ovejas en una granja (estéticamente fascinantes), mientras que el guión de Lori Lansens utiliza la adicción a los cosméticos para hacer ver lo tristes y equivocados que pueden estar algunos en su empeño por ser bellos y socialmente aceptados.
Los más morbosos esperarán ver una peli sobre fenómenos de feria que se recree en su muestrario elementalmente freak, pero no, que aquí eso no, aunque a falta de microcéfalos, siameses, mujeres pollo o geeks (hay uno, pero es una vieja gorda y bizca con pintas de gitana que hace poco honor a los auténticos geeks: alcohólicos terminales y demacraos que descabezan ratas y pollos a mordisco limpio a cambio de una botella de whisky), hay enanos, trapecistas, el hombre ladilla, el hermafrodita, el hombre torso y números musicales a cargo de unos Tim Curry y Grace Jones que saben estar en sus buenos personajes secundarios. Y ojo a la canaria Victoria Sanchez, la mujer lobo, curiosamente más atractiva y sugerente con pelo que sin él.

http://4.bp.blogspot.com/-yNwnBpkRuyc/UBGLYiRBLaI/AAAAAAAAHbw/PE7wAnNNzVQ/s1600/21.jpg
La joven Tara Talbot (atención a ese guiño obligatorio al clásico de Georges Waggner), interpretada por la canaria Victoria Sánchez - afincada en Canadá desde 1985 -, nos regala en esta film una interpretación memorable. A pesar de estar cubierta de pelo durante gran parte del metraje, Sánchez no se arruga un solo instante y desempeña su papel con convicción e incluso llega a realizar un desnudo peludo que quedará para la posteridad. Gracias a este papel la española estuvo nominada a la mejor actriz en los premios Fangoria Chainsaw del 2003, aunque finalmente el galardón le fue arrebatado por la pija de Naomi Watts por su interpretación en La Señal. Injusta que es la vida, ay…

Grande en todo, Wolf Girl enternece, pero sublima eso tan triste: el desencanto, y lo hace, sin mariconadas, con sorprendente agresividad, porque la “normalidad” da asco.

ENLACES/FUENTES:
http://despertarenplenilunio.blogspot.com.ar/2012/08/wolf-girl-2001.html
http://perrobloc.wordpress.com/2011/12/25/wolf-girl-thom-fitzgerald-2001/
http://www.subdivx.com/index.php?buscar=wolf+girl&accion=5&masdesc=&subtitulos=1&realiza_b=1